Hay que comer menos ...

 

Elimina o reduce en la dieta del niño los alimentos que contengan grasas sólidas, como la mantequilla, la crema o el tocino.

Evita o reduce al máximo aquellos a los que se haya adicionado azúcar, esto incluye pasteles, galletas, helados y claro, todo tipo de dulces.

No adiciones sal a la comida del niño y revisa las cantidades de sodio que contienen los alimentos.

NUTRICIÓN PEDIÁTRICA

Para más información sobre

horarios 

haz clic aquí

La comida es la mejor medicina

Haz que tus hijos se alimenten bien desde el primer día de vida

Leche materna 

 

Es indudable que como humanos necesitamos leche humana, pues la naturaleza provee a la leche de cada especie con los nutrientes necesarios y en las cantidades apropiadas para el desarrollo.

Los beneficios de la leche materna inician con su esterilidad y temperatura ideal.

Favorece el contacto madre-hijo, con enormes beneficios para el desarrollo emocional del niño.

Su proporción de nutritientes permite el adecuado desarrollo cerebral, lo que  contribuye a que los niños sean más inteligentes.

Ofrece al bebé inmunización pasiva, ya que contiene anticuerpos, y con ello previene diarreas, neumonías y diversas infecciones.

Protege también contra alergias, al no exponer tempranamente al bebé a proteínas animales como las de la leche de vaca.

Contine hormonas que ayudan al adecuado funcionamiento del tubo digestivo y previene el reflujo. 

Se sabe también que puede proteger contra ciertos tipos de cáncer que se presentan en la infancia, como es el caso de la leucemia.

¿Porque tomar agua?

 

El agua es esencial en las funciones vitales.

Cualquier otra bebida nos proporciona mas calorías de las que necesitamos

No es recomendable dar jugos a los niños, pues al hacerlo concentramos grandes cantidades de azúcar y eliminamos la fibra que es importante para el buen funcionamiento intestinal.

Hay que comer mas...

 

Vegetales, frutas, leguminosas y granos enteros.

Ablactación

 

La ablactación es la introducción por primera vez de alimentos diferentes a la leche.

Las recomendaciones son muy diversas, de hecho existen corrientes que promueven formas diametralmente opuestas para introducir alimentos sólidos a los bebés.

Una de las cosas más importantes es entender que la introducción muy temprana de alimentos sólidos puede incrementar el riesgo de alergias alimentarias.

Una opción es iniciar con verduras y posteriormente frutas. Al hacerlo así evitarás viciar el gusto del bebé por los sabores dulces. El importante introducir un nuevo alimento a la vez, para identificar posibles reacciones como vómito, diarrea, distensión abdominal, estreñimiento o erupciones en la piel.

La idea es ir integrando  al niño a la dieta familiar, lo cual es posible hacia el año de vida.

El plato saludable
 

Una vez que tus hijos estén integrados a la dieta familiar, trata de darles platos muy coloridos que contengan vegetales verdes, rojos, amarillos o anaranjados.

Evita las porciones muy grandes y enseñalos a comer a una velocidad normal, pues si comen demasiado rápido terminan comiendo mas y muchas veces mayor cantidad de calorías.

Postres y golosinas

 

Es bueno acostumbrar a los niños a comer frutas, nueces o frutos secos como golosinas